Psicologia
TuWeb
Psicologia
 
Psicologia

Psicologia


La Psicología explora conceptos como la percepción, la atención, la motivación, la emoción, el funcionamiento del cerebro, la inteligencia, la personalidad, las relaciones personales, la consciencia y la inconsciencia. La Psicología emplea métodos empíricos cuantitativos de investigación para analizar el comportamiento. También podemos encontrar, especialmente en el ámbito clínico o de consultoría, otro tipo de métodos no cuantitativos. Mientras que el conocimiento psicológico es empleado frecuentemente en la evaluación o tratamiento de las psicopatologías, en las últimas décadas los psicólogos también están siendo empleados en los departamentos de recursos humanos de las organizaciones, en áreas relacionadas con el desarrollo infantil y del envejecimiento, los deportes, los medios de comunicación, el mundo del derecho y las ciencias forenses. Aunque la mayor parte de los psicólogos están involucrados profesionalmente en actividades terapéuticas (clínica, consultoría, educación), una parte también se dedica a la investigación desde las universidades sobre un amplio rango de temas relacionados con el comportamiento humano.

Foto
Foto
Foto

Areas de especializacion

Áreas de especialización

La psicología es una ciencia compleja, con muchas maneras diferentes de observar e interpretar la mente y la conducta humana y de aplicar los conocimientos obtenidos. A medida que se ha ido desarrollando como disciplina científica y profesional, se ha producido también una creciente especialización, tanto en interés por la investigación como en términos de formación.
Tras finalizar su formación universitaria fundamental, el psicólogo debe especializarse en una o varias de estas áreas concretas de la psicología —aquellas que mejor se adapten a sus intereses y capacidades— para poder desarrollar eficazmente una actividad profesional productiva. Algunas de las ocupaciones profesionales del psicólogo con más tradición y población son las siguientes:

Psicólogo experimental

La psicología experimental es, históricamente, la especialidad más antigua dentro de la psicología desde su nacimiento como ciencia a finales del siglo XIX. La labor primordial del psicólogo experimental comprende el desarrollo de habilidad y metodología para la investigación científica y la ampliación del conocimiento existente sobre los fenómenos psicológicos. Para ello, realizan investigaciones sobre todos los procesos psicológicos, desde los más básicos —como el aprendizaje, la memoria, la sensación, la percepción, la cognición, la motivación y la emoción— a los más complejos. En la actualidad, la mayor parte de estas investigaciones se realizan en las Universidades, aunque también se desarrollan en laboratorios privados.
Psicopatólogo
Es el profesional de la psicología especializado en el campo de la psicopatología (tradicionalmente también conocida como psicología anormal o psicología de la anormalidad), se interesa por el estudio de las irregularidades psíquicas y las conductas anormales, interpretando dichas anormalidades como desviaciones cuantitativas de la conducta normal, abarcando así desde las frecuentes divergencias de menor importancia a las grandes desviaciones de la normalidad que, aunque más excepcionales, suponen un problema de enorme importancia social.
La tarea primordial del psicopatólogo consiste en proporcionar cuenta y razón descriptiva sistemática de todas las irregularidades de la conducta, cualquiera que pueda ser su grado de severidad, en clasificarlas y en tratar de explicar cómo aparecieron. Su tarea está, por tanto, más bien orientada hacia la teoría, centrada en la ampliación del conocimiento existente sobre las diversas afecciones mentales.



Competencias del psicólogo

En España, los títulos de Grado en Psicología especifican las competencias adquiridas. En el caso de Licenciados en Psicología, elsuplento europeo para títulos (que recibe cada licenciado para mostrar sus competencias fuera de España) especifica:
“Esta titulación capacita para el abordaje científico del comportamiento humano, el análisis de los procesos y relaciones en los grupos sociales y el diseño y realización de actividades de orientación, diagnóstico, prevención e intervención relacionadas con trastornos comportamentales y comportamientos que influyan en la salud”
Es necesario matizar que un psicólogo es como tal cuando está en posesión de un título universitario acreditativo, en España procedente de la licenciatura en Psicología o el grado en Psicología, sólo impartidos en universidades. Es por ello que no debe confundirse con otros términos de uso popular que aunque puedan parecer que ejercen competencias similares, son ampliamente distintos. Éstos son:
Psiquiatra: Persona licenciada en Medicina cuya especialización ha sido el estudio de la psicopatalogía a través del abordaje médico, son médicos especialistas en psiquiatría. Los psicólogos son licenciados en Psicología, que pueden especializarse en varias ramas como la psicología clínica y de la salud, psicología de la educación o psicología del trabajo y las organizaciones. El psiquiatra utiliza principalmente la farmacología para mejorar los síntomas más incapacitantes de los trastornos psicológicos, aunque en algunos casos también realizan intervención o tratamientos psicoterapeúticos después de una formación posgrado en estos campos.
Psicoanalista: Persona similar en funciones al psicólogo clínico, pero cuya especialidad es el psicoanálisis en alguna de sus muchas vertientes. Los psicoanalistas por tanto no practican activamente la psicología, sino el psicoanálisis, de supuestos diferenciados a la psicología predominante hoy en día. Actualmente algunos países ofertan esta titulación en sus universidades como rama dentro de la carrera de psicología; en España no se oferta tal titulación universitaria.
Trabajador social: Persona encargada de facilitar una óptima inserción social a otras personas en situaciones de riesgo o potencialmente desfavorecidas. Aunque su aplicación profesional se apoye en los supuestos de la psicología, sobre todo en su vertiente más social, éstos no se limitan a ella, por lo que los trabajadores sociales pueden estar en posesión del título de psicólogo o no estarlo. En ocasiones su labor profesional se ve cubierta con titulaciones parcialmente afines a la Psicología, como pueden ser Antropología o Sociología, o ciclos formativos como Trabajo Social, por lo que su labor terapéutica se limita a la inserción del sujeto a un entorno favorable y emocionalmente positivo para él.
Terapeuta:Persona que procura el bienestar mental de otra persona de forma profesional, aún sin estar en posesión del título universitario que le credita como psicólogo. Muchos son los cursos, ciclos formativos y oferta formativa no oficial en general que pueden conducir a la formación de un terapeuta, pero es necesario no confundirlo con el psicólogo, dado que no poseen la misma formación ni las mismas obligaciones. Un terapeuta no necesita acreditar titulación alguna para autocategorizarse como tal, por lo que tanto académica como profesionalmente no están capacitados para ejercer las competencias de un psicólogo clínico.
Orientador: Persona que se ofrece a sí misma como guía para que otra persona pueda alcanzar algún objetivo, lo cual le reportará bienestar. Al igual que en el caso anterior, excepto en el ámbito educativo, no es obligatorio que un orientador posea el título de psicólogo, por lo que sus conocimientos quedan reducidos a lo que él mismo haya considerado oportuno, como cursos o ciclos no oficiales.
Parapsicólogo: Persona que estudia los fenómenos paranormales experienciados por otras personas. Los parapsicólogos nada tienen que ver con la psicología, ni lo pretenden, a excepción de que parte de sus estudios se basan en percepciones vividas por seres humanos, por lo que no poseen la titulación universitaria en Psicología. No obstante, la parapsicología, al basarse en el estudio de fenómenos paranormales sin base científica, no puede ser catalogada de ciencia ni puede asociarse a la psicología más de lo que se puede asociar al espiritismo, la telequinesia, la clarividencia o a fenómenos fantásticos similares.
Por tanto, aunque sean muchas las personas que intentan trabajar en el ámbito de la psicología clínica con fines lucrativos, es imprescindible hacer una distinción entre los que realmente se encuentran capacitados para ello (los psicólogos clínicos) y los que simplemente les emulan, en ocasiones satisfactoriamente, aún sin poseer los conocimientos indispensables acreditados con la titulación universitaria.


ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión